15 de noviembre de 2016

Hoy me picó una abeja en el pie. Tres cuadras tardé en sacarme el aguijón.
Paso por paso iba con los ojos al borde del llanto, puteando por lo bajo, aguantando el dolor.
Llegue a lo de Magui con el pie hinchado que latía del ardor y un circulo rojo en el borde donde terminaba la sandalia.  
Fueron dos los segundos que tarde en estallar. Era un llanto desconsolado entendés? 
Hace 10 horas me picó una abeja en el pie y todavía me duele, molesta, hincha las pelotas.
En fin, este texo desordenado es para contarte que la abeja me recordó que la cama me queda muy grande sin vos y que tardé demasiado en sacarme el aguijón.